12 de marzo de 2008

Cuentacuentos 40

Frase de Scry: "Soy el mendigo de los sueños", por El Cuentacuentos.

LA NIÑA DEL SIGLO XXI


-Soy el mendigo de los sueños. Ése soy yo. Pero, ¿y ahora? ¿Ahora qué? ¿Me cruzo de brazos? ¿Me enfado? ¿Me desespero? ¿Ahora qué…?
________Nadie le hacía caso. Recuerdo un viaje a Varsovia, hará al menos veinte años. Veinte años… cómo pasa el tiempo. Pues recuerdo que en ese viaje nos pateamos la ciudad una y otra vez, nos empapamos de ella. Aún guardo alguna fotografía de todos delante del Vístula. Y bueno, Polonia no era lo que es hoy en día, aunque por lo que me cuentan aún queda algo de lo que era. Lo que era no era muy bueno, para qué engañarnos. Cuando vi a ese tipo gritando y mendigando sueños me recordó a los vagabundos polacos que, y aun a riesgo de que suene contradictorio, poblaban las calles. Las poblaban y las perfumaban a alcohol. Antes los sueños no importaban tanto; media Europa estaba tratando de asomar la cabeza y escapar de la crisis. Tal vez lo que más había en esos momentos, aparte de licor y cerveza, eran sueños; a falta de realidades, ya se sabe.
________Pues por lo visto el supuesto loco era uno de los míos aunque de esto me di cuenta más tarde. Estaba esa tarde, a la hora de comer, sentado en un banco negro con un bombín negro y sus pantalones negros. En el banco de enfrente descansaba una mujer de edad media, pelo rubio cortado a la altura del hombro, botas de piel y un jersey de lana de colores que al oír las voces del hombre se limitó a prestar atención con mirada curiosa, allí, en la distancia, separada de él por la gente que pasa entre ambos al ritmo estresante de la ciudad.
________La ciudad bulló de nuevo con la salida de los niños de varios colegios cercanos. Uno, el de la calle de arriba, era el típico colegio público en el que cada niño llevaba una ropa distinta, ellas las coletas desechas y ellos las rodilleras destrozadas. En el otro, el de abajo, que era un colegio concertado, las coletas lucían impecables y todas las rodillas estaban hechas con la misma sarga negra. La marabunta de padres y abuelos inundó la intersección donde se encontraba la plazoleta.
________-¡Pero si no pido dinero, sólo pido sueños! –desistió el hombre con gesto derrotado.
________Y nadie le hizo caso. Al igual que vinieron se fueron, sin prestar la más mínima atención al hombre del sombrero negro. En la plaza sólo quedamos él, la mujer, una niña pequeña y yo. No me gusta participar o inmiscuirme en los hechos, me gusta dejar que transcurran, pero en este caso el que menos importa soy yo. Tenemos, pues, al hombre, a la niña y a la mujer. La niña era rubia, muy pequeña y con los ojos muy grandes, y llevaba en la mano un dibujo arrugado. Vestía con una bata a rayas azules y blancas y el nombre bordado en el pecho con hilo negro. Se acercó al hombre, se descolgó su mochila roja y sacó un trozo de bocadillo cuidadosamente envuelto en papel de plástico. Se lo acercó, pero él rió y negó con la cabeza.
________-No tengo hambre, pero gracias. ¿Cómo te llamas?
________-Alicia.
________-¡Alicia! Vaya, una vez conocí a una Alicia… estaba casada con un capullo. Me pregunto qué habrá sido de ella. ¡Ups, perdona! No quería decir capullo, aunque hoy en día los niños conocéis palabras peores.
________Alicia lo miró con la misma cara seria mientras guardaba el bocadillo.
________-¿Cómo te llamas tú? –preguntó.
________-Ufff, hace tanto que no uso mi nombre… Llámame como quieras. Ya que voy mendigando sueños, ¿por qué no mendigar nombres?
________-Luis.
________-¿Quién es Luis?
________-Es mi amigo del colegio. Él dice que soy su novia y que cuando seamos mayores nos vamos a casar.
________-¿Y tú qué le dices?
________-Que no. Que él no es mi novio y que yo no me quiero casar.
________-Eso está bien. La gente le tiene un miedo horrible a la verdad. Bendita inocencia la tuya que aún dices la verdad. En cuanto crezcas un poco te pedirán que mientas por todas partes: tendrás que decir que ya no te gustan las muñecas aunque te sigan gustando porque serás demasiado mayor para jugar con ellas, o tendrás que admitir que dejaste de pintar porque no se te daba bien aunque el motivo es que tu novio decía que te quitaba mucho tiempo, o tendrás que decir lo guapa que está tu madre aunque en realidad nunca haya sido guapa, cosas así.
________-Mi madre es guapa –garantizó la niña.
________-¿Eres de aquí, pequeña?
________Alicia afirmó con la cabeza.
________-Tienes cara de granadina, ya decía yo.
________La mujer los observaba con pavorosa curiosidad, como si no le molestara ser descubierta en cualquier instante espiando vidas ajenas. Unos gorriones se posaron en medio de la plazoleta y Alicia salió a correr detrás de ellos hasta que alzaron el vuelo asustados por su risa viva. El mendigo reinició su petición con la esperanza de alguna respuesta y el cansancio que provoca el verse a punto de desistir en la súplica.
________-¡Sueños, sueños! ¡Es lo único que pido!
________La niña se acercó de nuevo. La niña se puso frente a él y le pasó la mano por la cara. La niña preguntó que por qué era un mendigo si no tenía pinta de mendigo. Y él se quedó por un momento completamente desconcertado sin saber qué responder.
________-¿Cómo es un mendigo?
________-Con barba y ropas viejas, y un perro y un cartón y una gorra.
________El hombre se echó a reír; incluso la mujer del banco miraba la conversación divertida. Hasta yo me descubrí con la sonrisa de lado que se me queda muy a menudo y me deja cara de estúpido, de esas pocas cosas que no cambian ni con el tiempo, ni por mucho que tratemos de evitarlas porque las llevamos muy atadas a nuestra forma de ser.
________-Pero Alicia, es que yo no pido dinero o comida. Sólo pido sueños.
________-¿Para qué quieres sueños?
________-Porque soy escritor y… si te lo cuento tal vez no lo comprendas, o tal vez sí, y puesto que lo preguntas, te lo cuento. Tenía veinte años cuando empecé a considerarme un escritor, y a los veinte años se es, sobre todo, muy soñador, pero también muy estúpido. Perdona la interrupción, pero tengo que decirte que eres una niña excepcional, cualquier otro niño de tu edad ni siquiera me prestaría atención. –Alicia se sentó en el suelo con las piernas cruzadas. –Pues nada, sigo. Veinte años y veinte mil sueños, y veinte mil amigos y veinte mil amores. Tenía otros amigos que también escribían por todas partes, y lo mismo nos reuníamos en Sevilla junto al río, en las callejas blancas de Córdoba o subíamos al mirador de San Nicolás aquí en Granada y nos quedábamos hasta ver anochecer. Cada uno tenía su manera de escribir, su forma de inspiración… un día me di cuenta de que nada de lo que había escrito hasta el momento me gustaba. Algunas cosas me daban tanta, tantísima rabia que cogí todos los cuadernos que había llenado hasta el momento y los destrocé en una fiesta a la que invité a todos mis amigos, los mismos escritores que, aunque se mostraron reticentes a lo que iba a hacer, comprendieron y respetaron mi dudosa decisión. Es en momentos como ése en los que es necesario alguien que te pare los pies, pero no lo hubo. Les prendimos fuego a los restos de los cuadernos y estuvimos toda la noche bailando, bebiendo vino y recitando poemas de Bukowski. ¿Sabes por qué decidí deshacerme de todo? Porque no me gustaban las historias que contaba, no eran buenas. Después vendría el viaje a Varsovia, donde me enamoré de una chica que se llamaba Clementine, y me enseñó más que ningún profesor o escuela de escritura en mi vida. Me enseñó que me podía bastar de los sueños de las personas para tener mis historias. De hecho, lo primero que escribí tras esa crisis fue a partir de su sueño. No volví a Varsovia, ninguno de nosotros volvimos, y no supe nunca nada más de Clementine. Realmente curioso, la persona que más ha marcado toda mi vida y sólo estuve con ella unos días en una ciudad a la que ni siquiera he vuelto. Para que veas lo raros que nos volvemos cuando crecemos… Y mira ahora, ¿qué hago, Alicia? ¿Qué hago ahora que no hay sueños?
________-Yo sueño –dijo Alicia.
________-Nadie sueña ya –se lamentó él. –Se han acabado los sueños y no tengo nada que escribir.
________-Yo sí sueño. Ayer se lo dije a la seño Inma y me dijo que no puedo decir mentiras, pero es verdad.
________Él la miró muy adentro, como sólo sabe hacer Ana Torrent con sus ojos negros como un pozo, y la creyó.
________-Yo te creo.
________Y quiso conocer sus sueños.
________-¿Qué has soñado?
________Ella le entregó el dibujo que comenzaba a arrugarse entre sus manos. La mujer del banco alzó la cabeza para tratar de distinguir lo que era, pero el mendigo lo observaba en un ángulo que impedía que los demás lo pudiéramos ver.
________-¿Y este niño qué hace entre tantos perros? –preguntó.
________-No son perros, son los leones de la Alhambra.
________-¿Y cómo se llama el niño?
________-Me dijo que se llamaba Damián.
________-¿Por qué está solo?
________Alicia se encogió de hombros y se volvió a poner en pie.
________-Muchas gracias, Alicia. Espero que tu señorita te crea, porque es realmente importante que tú seas la única persona que aún sueña.
________La mujer se levantó y llamó con voz suave: “Alicia, vamos a casa que la comida se va a enfriar”. La niña salió corriendo a los brazos de su madre sin volver a hacerle caso al hombre, pero éste aún tenía algo que decir:
________-Y Alicia, aún tienes más suerte porque no tendrás que mentir. Tu mamá es guapa de verdad.
________Nos quedamos solos en la plaza, él con una libreta en una mano y yo con la mía, él escribiendo sobre un tal Damián y yo escribiendo sobre él.

9 comentarios:

  1. Cada vez que te leo me quedo pensativa, empapándome de todo lo que cuentas. Siempre tengo la oportunidad de engancharme al escenario que describes, que sin hacerlo, se distingue claro entre las líneas.

    Los sueños siempre han tenido un color especial en mi vida, por motivos que no vienen al caso y porque al final conseguí hacer lo que quería, pero desde que empecé a leerte el Desencantador y llegó Lucas y después tu frase sueñil, han empezado a girar muchas cosas en torno a ellos... Y ahora con este cuento pues vuelve a avivar un poco todo eso.

    Me encanta tu forma de escribir, los diálogos andan sólos, son tan creibles que da la sensación de que suceden de verdad, y la historia fluye, siempre lo hace.

    Me gustaría ponerte pegas pero no puedo. Así que me dejo de liar ya por aquí.

    Me alegra saber que has vuelto, aunque nunca te fuiste.

    Te dejo un beso que sólo recogerás si sueñas esta noche.

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Ya me leí tu historia ayer, pero no sé porqué no me dejaba comentar... misterios de los Blogs, supongo...

    El relato en sí me ha gustado muchísimo, pero los diálogos... me parecen impresionantes, geniales. A mí, personalmente, me gusta particularme utilizarlos, pero claro... a estos niveles tuyos yo no llego... :S jeje

    Un besote y mil aplausos...

    P.D. Aún así... tengo una pega eh, pero sólo en la primera frase... ;)

    ResponderEliminar
  3. Ya que lo pides, si alguna vez intentas quemar todos tus cuadernos te pararemos a ostias si es preciso xd. Que lo de la biblioteca perdida me afectó. Lo que más me ha gustado de la historia han sido los personajes principales, paree que por momentos el mendigo este hablando consigo mismo cuando era niño.

    Yo sigo soñando, pero aunque no srive para dar pie a una historia el último era un invento cojonudo: El sillón con mando a distancia incorporado en el posabrazos. Estaba de oferta en el Ikea del sueño.

    Celebro tu nuevo estado prolífico.

    ResponderEliminar
  4. Un parque,sobre un banco ellos,los protagonistas,aunque el verdadero protagonista sean los sueños.Y Damián.Y niños.Los auténticos portadores de los sueños.Frente a ellos,el mundo.Los padres se hallan en la tierra media,y en horizonte la nada.
    Pero entonces de entre esa amalgama de grises surge el color de la Alhambra,ruge su magia y con ella las palabras,como agua cristalinas en el deshielo,vuelven a escribir maravillas como La niña del s.XXI.
    Eres grande, muy grande killo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Mágico como siempre y con ese "no sé que" que hace tus cuentos tan especiales... Yo no creo que pueda llegar a escribir algo así nunca, además de que a veces escribo totalmente falta de inspiración y salen las chorradas que salen... jejejej...

    Una maravilla y me ha llenado de ternura, mira tu...

    Besines de todos los sabors y abrazos de todos los colores.

    ResponderEliminar
  6. Holaaaa! Ohhhhhh, dos relatos, gracias!!!

    El de Huang me ha gustado por la forma de contar la historia, los elementos que aparecen, y por ese final tan original.

    Y de esta, que puedo decir, ya sabes que todo lo que tenga como escenario Granada ya me parece un sueño. Preciosa.

    Muchisimos besos, y me alegro de que estes inspirado!

    ResponderEliminar
  7. Vengo a dejarte besos. Porque sí. Porque me he acordado de ti.

    Muak!!

    ResponderEliminar
  8. Me pierdo en Varsovia, de nuevo en sus brazos...

    Maria, mMmMm, ya sabes cual

    ResponderEliminar
  9. Tarde, tarde, lo sé.
    Pero la tenía que leer y ahora he sacado un poco de tiempo...
    No sé por qué me ha recordado un poco a la película de Otto y Ana, los amantes del círculo polar.
    Ha sido realismo mágico, de ese que se ve todos los días pero que no se sabe apreciar.
    Pero lo mejor ha sido la frase del final. ¿Cuánta gente escribirá sobre nosotros mientras nosotros lo hacemos sobre ellos?
    un besote!

    ResponderEliminar