13 de octubre de 2012

Luceros clausurados: Víctor Mesa


Nombre: Víctor Mesa.

Edad: 26.

Ocupación: Diplomado en Trabajo Social. Poeta.

¿Qué haces ahora mismo?

Hace poco tiempo me preguntaron lo mismo, no respondí. Al día siguiente, escribí esto:
“No sabes qué preguntarme, vuelves a los recursos típicos: ¿estudias?¿trabajas?¿que piensas hacer para poder salvarte, aquí y ahora, en este tiempo en el que todo está patas arriba? Y tan solo se me ocurre responderte: no hay nada mejor que hacer que mirarte a los ojos”.

¿Dónde vives?

En Jaén, aunque a veces creo vivir en un matadero.

¿Te dedicas a la creación? ¿Qué te ha llevado a ello?

Si, como todo el mundo, aunque cada uno lo ignore. Supongo que lo que me ha traído a la literatura, a la poesía fue haber accedido, hace ya unos cuantos años, a una biblioteca de instituto en la que me topé con una antología de Miguel Hernández, supongo que ese fue el comienzo, pero luego vinieron muchas cosas más.

¿Crees que lo que haces es importante?

Bueno, eso es muy relativo. Para mi hacer poesía es importante, está claro, forma parte de mi experiencia personal. Pero, sin lugar a dudas, lo que es importante para mí no quiere decir que lo sea para el resto. Para mí tiene un valor y supongo que para otros también, pero trasladarlo al conjunto de la ciudadanía es decir demasiado.

¿A quién admiras? ¿Por qué?

Admiro a muchísima gente, aunque tengo una especial admiración por aquellos que cada día plantan batalla para mejorar la situación que les rodea, porque aquellos que ahora mismo luchan por cambiar toda está mierda que viene a denominarse como capitalismo, los admiro profundamente. También admiro la literatura de Nicanor Parra, de Bolaño, de Pizarnik, de Kerouac, de Vila-Matas, de Bukowski, y de una larga lista de nombres, también tengo que mencionar a las voces cercanas como las de Juan Cruz, Manuel Lombardo, Jesús Peinado, Yolanda Ortiz, Ángel Rodríguez, Sergio Franco, Rakel Rodríguez e Isabel Tejada.

¿Te cuidas de algún modo?

Leer es, en cierto modo, una forma de cuidarse, aunque también puede ser una forma de destruirse.



¿Crees en el amor?

Me hace gracia esta pregunta. Creo que sólo pueden creer en el amor, aquellos que son totalmente imberbes, aquellos que han basado su educación y su imaginación en las películas de Disney, y aquellos que afirman que se encuentran enamorados. A mi no me ocurre ninguna de estas tres cosas, pero quién sabe, mañana pudiera decirte lo contrario.

¿Y en Dios?

Antes he dicho que la literatura puede destruirte, es evidente que algunas novelas como la Biblia, la Torah, el Corán han conseguido obtener un abultado número de seguidores que han terminado por confundir la realidad. Cada uno escoge como vivir un sueño, y ese no es el mío.

¿Me recomiendas un libro, una película y un disco de música?

Un libro: “Fresy cool”, de Antonio J. Rodríguez, que es la lectura en la que me encuentro embarcado ahora mismo. Una película: “Batalla en Seattle”, que viene al pelo con los tiempos en los que nos encontramos. Y un disco: “Italian café”, que es una compilación de varios autores realizada por el sello Putumayo.

Viajemos en el tiempo. ¿Cómo será tu vida en diez años?

Es una pregunta muy complicada, y más ahora que vivimos tiempos complicados. Me voy a remitir a otro de mis escritos más recientes: “A veces sueño con una casa. Una con chimenea. Una repleta de libros y una máquina de escribir. Sueño con poder alimentarme todos los días y pasear con Shiva por los parques de una ciudad que desconozco. Sueño con la tranquilidad que no tendré, y que me quita el sueño”.

¿Consumes algún tipo de sustancia estimulante (alcohol, drogas)?

Uno de los personajes de mis poemas toma de todo.

¿Qué es lo más bonito que te ha pasado?

Soy incapaz de escoger. Tengo muchos momentos grabados en mi memoria que hacen que mi cara dibuje una sonrisa. Muchos de ellos son de lo más simple y mundano que pueda existir.

¿Y lo más triste?

Más de lo mismo, aunque muchos de ellos también han terminado por sacarme una sonrisa de la boca.

¿Quiénes son tus artistas preferidos?

Muchos de ellos ya los he mencionado, en cuanto a literatura se refiere. Musicalmente podría mencionar a Silvio Rodríguez, Carlos Chaouen, Jorge Drexler, Quique González, Bob Dylan, Bob Marley, John Mayall, Billie Holiday, Coltrane, The Meters, Chuck Berry…

¿De qué te arrepientes?

De haber tomado esa última copa, que ahora me está matando por dentro.

Tu relación con la política, si la tuvieras…

Tengo mucha simpatía por las corrientes libertarias, por el Movimiento 15-M, por los altermundistas, por los movimientos sociales en general. Sin ellos estaríamos más jodidos de lo que lo estamos. Son semillas que hay que regar y mimar detenidamente, con paciencia, aunque en momentos como este se nos esté acabando.

Los jóvenes de hoy en día… ¿qué?

Los jóvenes de hoy en día somos jodidamente heterogéneos. Por un lado, el consumismo ha hecho estragos, el capitalismo en sí mismo ha conseguido preparar una sociedad en gran medida individualista y sumisa, y eso está grabado a fuego en nuestra generación. Por otro, lado hay una parte decidida a desaprender las leyes impuestas por el sistema, y buscar nuevas formas de relación alejadas de las prebendas marcadas.

Va, cuéntanos, ¿en qué estás trabajando?

Estoy intentando terminar un Trabajo Fin de Máster que lleva por titulo “La cultura de paz en el Movimiento 15-M. Experiencias de paz, no-violencia, desobediencia civil y empoderamiento pacifista en la sociedad española.”, que probablemente acabe con mi vida. Por otro lado, estoy trabajando en un poemario “Poemas rescatados de las llamas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada