14 de febrero de 2010

2 días


Hace dos años y dos días volví de Swansea, de mi erasmus, del mejor tiempo de mi vida a una Granada extraña que me esperaba con los brazos abiertos, sí, pero retándome a volver a enamorarla. Disculpad que me gusten tantos los aniversarios. Todos los fines de año hago repaso de mi vida. En mi cumpleaños igual. Un año después del infarto, un año después, un año tras mi operación. A veces se me olvida absolutamente, sí, pero en otras ocasiones se dan circunstancias especiales que me llevan a recordar estas fechas. Desde hace un tiempo uso Google Chrome en lugar de Mozilla, pero hoy me he dado una vuelta por el navegador del zorrillo y he repasado los marcadores. Me ha llevado a un día en mi fotolog, un día justo, una chincheta en el tiempo y el espacio que se repite como un bucle en mi cabeza cada vez que pasa un año. Recuerdo perfectamente el miedo a volver, la noche larguísima, las horas que caían por la noche como chocolate espeso, los últimos porros para acabar la hierba recibida en un Tamagotchi, y el miedo, el miedo, el miedo. El miedo a saltar, a ser incapaz de volver a ser feliz, el miedo a abandonar Gales y entrar en la extraña Granada como si esos meses no hubieran pasado. Dejar atrás a los amigos, no comer juntos a diario en ese pacto tácito de familia en que vivíamos. A las 5 o 6 de la mañana, apurando las últimas gotas de lucidez nocturna, quise despedirme de todo y llorar por dentro y echarme atrás y no volver nunca a casa. Escribí el texto que sigue, vi un ratón que corría por la moqueta del pasillo, me asusté, cerré la puerta, me tumbé en la cama desnuda e intenté llorar. Entonces me dormí hasta que una o dos horas más tarde me despertó la Raquel de siempre.

-¿Qué es eso?
-Un avión.
-¿Y quién va en él?
-Jose.
-Vaya... ¿a dónde?
-Es que vuelve de Swansea.
-Ahm... Se le ve triste, ¿no?
-Ya ves.
-¿Por qué llora?
-Porque no encuentra el cable de la batería para la cámara.
-Menuda cosa, llorar por eso.
-Sí, llora por eso...
-¿En qué pensará?
-Pues en lo de siempre, en cómo describir eso que le quema en el pecho, aunque nunca sabrá.
-¿Crees que volverá alguna vez?
-No, no creo.
-¿Y eso? Con lo feliz que ha sido.
-Es que es bastante cabezón y se ha emperrado en lo que dice Sabina, eso de que "al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver". Bueno, eso y que no tiene dinero.
-¿Se le pasará?
-Sí, ya le ha pasado otras veces.
-¿Cómo es?
-Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.
-Eso ha sonado muy a realismo mágico.
-Pero qué metaliterarios somos, amigo.
-El cielo se ve bastante azul.
-Llueve por dentro, es algo contradictorio.
-Tú que sabes tanto, ¿por qué ese brillo en los ojos?
-Por lo que ha ganado.
-¿Qué ha ganado?
-Ha perdido el miedo.
-¿A qué?
-Venga, dejemos espacio al misterio.
-Bueno... ¿y ahora qué va a hacer?
-...



¿Y ahora qué voy a hacer?




joe, ke pena :(


animo tio...
kedate con los buenos recuerdos!

1abrazo

xcierto..escribes de puta madre xD


Pues que vas a hacer!!! Millones de cosas! Ni que se acabara el mundo, oye!!! Y anda que tú no tienes cosas que hacer y cachitos de tí que dejar por ahí, que eres infinito asi que no puedes desaparecer!!!

Te veo esta tarde. muchos besitossssssssssssssssss


Pues vas a vivir, que es lo suyo. Y vas a escribir, que es lo tuyo. Y vas a volar que es lo...¿nuestro?

Un beso


Algún día te saldrán las palabras para describir lo que te sale del pecho, será un best seller, y mi libro preferido

=)


q wai, te ha qdau bien eso de describir cómo estás por medio de una conversación...
el negro de fondo es por el luto?


Fin de una etapa, principio de otra. Te vuelvo a decir que ya eres erasmus para siempre, q ese espiritu no se pierde. Vuelves más grande y con los bolsillos cargados de recuerdos. Que vaya bien el proceso de readaptacion. Un abrazo


Separar el mar en dos poemas.


Pues supongo que llegarás a Granada y seguirás con tu carrera de traducción donde la dejaste. Esa es la parte que yo puedo saber. El resto lo decidirás tú y lo escribirás por este fotolog. Y yo pues te comentaré si sigo manteniendo esta costumbre y me despediré con un, por ejemplo:

A ver cuando te vuelves de Los Ángeles.


- No quiero verte triste Draco, en el fondo sé que estás contento porque existen tantas cosas nuevas dentro de tu ser, que van a hacer de ti un pequeño héroe . Es como si de repente hubieras crecido 5cm y te dieras cuenta de que eres adulto. Así lo veo yo.
- Eres un poco rara Noa.
- Lo sé.
- Quizás tengas algo de razón en lo que dices, pero me siento tan extraño...
- Hombre darte cuenta que has crecido 5cm de la noche a la mañana no es muy normal... - Noa le saca la lengua - pero piensa que a mucha gente le gustaría estar en tu lugar.
- Ya.
- ¿Quieres dejar de mirar el cielo? ¡Te estoy hablando!
- Es que creo que hay una parte de mi ahí arriba.
- Pues pronto estará aplastada en la tierra como sigas sin hacerme caso.
- Quiero ver el mar. Contemplar su infinidad y perderme entre las nubes. Susurrar al aire el fuego que siento por dentro..
- ¿Te acompaño?
- Prefiero estar solo.
- ¿Sabes algo Draco? Aquí hay mucha gente que te quiere.

Noa le dio un abrazó y se alejó. Sabía que en unos días se acostumbraría a su nueva estatura.

Muchos besos guapo.
Espero que nos veamos pronto. Aunque hoy no pueda estar.
Jara


Ahora ser feliz y encontrar un nuevo lugar y un nuevo motivo por el que seguir adelante... Porque lo mereces... Y porque esos ojos no deberían albergar tristeza jamás...

Besos Rubito!!


Que bonito, y que triste a la vez...

No quiero imaginarme cuando tenga que pasar
yo por ese momento...

Mucho ánimo...

Besitos desde Lyon...


Seguir dejando trocitos de ti por más lugares, por supuesto. ¿Qué otra opción hay? Muchos besos, descansa :)


¿Ahora qué vas a hacer? Pues comenzar una nueva rutina con el apoyo de gente que te quiere y que te apoya, que te quiere ver feliz y que mires al futuro con una sonrisa, por lo que has pasado y por lo bueno que vas a pasar!
Te hemos echado de menos!


Jo, yo estoy de acuerdo con belén.

We have missed you in Barcelona, Jose

te vemos pronto, ^^


Chapeau


Partida hacia la afección y sonidos nuevos... dice el final del poema de Rimbaud

Besitos muchos Brian



Menos mal que tengo los mejores amigos del mundo, y esta vez no es un decir. Que me dieron en su momento el aliento necesario para no volverme loco, aunque no lograron que olvidara todo y que la vida siguiera su curso más allá de esa chincheta clavada en el espacio y el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada