15 de diciembre de 2012

Luceros clausurados: Patricia García-Rojo


Nombre:
Patricia García-Rojo Cantón

Edad:
28

Ocupación:
Profesora de Lengua Castellana y Literatura en un IES público y escritora.

¿Qué haces ahora mismo?
Intento compaginar mi trabajo como profesora con mi vocación por las letras. Así que vivo en una lucha continua conmigo misma. Conseguir tiempo para escribir y, además, lograr que durante ese tiempo la concentración sea adecuada, es una auténtica odisea cuando has pasado las mañanas peleando con las fieras del instituto.

¿Dónde vives?
En Fuengirola, Málaga.

¿Te dedicas a la creación? ¿Qué te ha llevado a ello?
Bueno, escribo desde que tengo memoria, aunque me concentré más en construir historias durante mis años de instituto, cuando Don Lucas, mi profesor de lengua, se empeñó en que me presentase a concursos literarios. Así que un poco es culpa suya, porque hasta entonces yo me tomaba lo de escribir como un juego más. Ahora me dedico a escribir novelas juveniles y también hago algunos intentos con la poesía.

¿Crees que lo que haces es importante?
Para mí lo es y creo que eso es lo fundamental, aunque suene egoísta. Encuentro en la literatura un camino bastante firme hacia la felicidad, así que me resulta vital.

¿A quién admiras? ¿Por qué?
Voy a concentrarme en el espacio creativo, porque en el campo de lo personal, la lista sería tan larga que no acabaría nunca. Además, pecaría de predecible hablando de mi familia. Así que pensaré en un escritor… Jostein Gaarder, por ejemplo, que me parece un creador de historias maravilloso, con una prosa ágil que mezcla perfectamente la acción narrativa con enigmas filosóficos. Sí, a él lo admiro bastante. A veces me siento uno de sus personajes y, a veces, me gustaría llegar a tener su talento.

¿Te cuidas de algún modo?
Lo básico… intento no pasarme comiendo guarrerías (aunque soy una adicta a las chuches) y me desenredo el pelo cuando me lo lavo… ¡Cuando me acuerdo me echo crema para la cara! Soy un pequeño desastre en el cuidado físico, con el aseo me vale y para el deporte soy nula.

¿Crees en el amor?
Firmemente. Ardientemente. Incluso tontamente. Soy idealista.

¿Y en Dios?
Con mucha confianza. La fe es uno de los aspectos más fundamentales de quien soy, uno de mis pilares y uno de los motores de mi felicidad personal.

¿Me recomiendas un libro, una película y un disco de música?
Ya que he hablado de Jostein Gaarder, te recomiendo La joven de las naranjas. Puede que sea mi novela preferida de este autor, recuerdo leerla lentamente para que no se me acabara. ¿Una película? Quizá Dentro del laberinto por los buenos ratos que pasé de pequeña y la cantidad de aventuras que viví en mi cabeza después de verla. Y para disco de música te aconsejo escuchar a Boza, aunque sólo la puedes encontrar en Internet, su EP Lapislázuli es una maravilla.

Viajemos en el tiempo. ¿Cómo será tu vida en diez años?
Soy una mujer muy tradicional, chapada a la antigua y algo Maruja, así que me imagino casada, con niños, con algún libro más publicado y si las cosas me lo permiten… ¡lejos de la enseñanza! Porque aunque es un trabajo que me gusta, acaba vampirizándote y ocupando todo tu tiempo.

¿Consumes algún tipo de sustancia estimulante (alcohol, drogas)?
¿Cuenta el café? Consumo mucho café, demasiado café… intento alternarlo con té por las tardes, pero confieso que el sabor del café me vuelve loca.

¿Qué es lo más bonito que te ha pasado?
Esta es muy difícil. ¿Qué es lo más bonito que me ha pasado? Podría hablar de escenas familiares o de algún encuentro con lectores especialmente emocionante… Voy a acotar al mundo de la literatura y creo que me quedo con la anécdota de aquel chico que, cada vez que estaba triste, se iba a un capítulo de La Fábrica Creátor porque al leerlo se sentía mejor.

¿Y lo más triste?
Supongo que algún abandono o alguna pérdida… lo cierto es que no considero que mi vida haya tenido demasiados momentos tristes. Soy muy afortunada

¿Quiénes son tus artistas preferidos?
¿Hablamos de pintura? Me encantan Klimt, Degas, Renoir… lo cierto es que me gustan mucho los impresionistas.

¿De qué te arrepientes?
De no ser constante ni disciplinada. A veces voy de aquí para allá con mil metas abiertas y sin esforzarme lo suficiente en ninguna.

Tu relación con la política, si la tuvieras…
Sería con aquel partido que propusiese una reforma educativa en condiciones, promoviese una política laboral que permitiese compartir el trabajo con la vida familiar y mantuviese la dignidad del sistema de salud público. ¡Ah, por supuesto! También sería importante la formación intelectual y moral de los integrantes de la clase política.

Los jóvenes de hoy en día… ¿qué?
Están tan llenos de defectos y virtudes como lo estábamos nosotros. Aunque supongo que no puedo evitar que me llame la atención la violencia tan cruda que los rodea a veces, su indefensión ante el consumo desproporcionado y la falta de estímulos culturales y artísticos que tienen.

Va, cuéntanos, ¿en qué estás trabajando?
Estoy en uno de esos periodos en el que tienes abiertos mil frentes. Así que trabajo en los esquemas narrativos de dos novelas nuevas, estoy esbozando los primeros capítulos de una novela de ciencia ficción, trabajo también en los primeros capítulos de una novela que tiene una casa como protagonista y me planteo el final de la saga Los Portales de Éldonon. Lo cierto es que con tantos proyectos estoy siendo poco productiva. Tiempo habrá. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada