12 de febrero de 2013

Mayoría de edad


¿Está la juventud sobrevalorada? A veces, sobre todo en ámbitos artísticos, parece que la juventud es sinónimo de novedad, descaro, un soplo de aire fresco y, aunque a veces pueda ser así, se sobredimensiona. De este modo, surgen editoriales y premios o estudios sólo para jóvenes por el simple y estúpido hecho de ser jóvenes. Oh, pobres, estas promesas merecen mi atención, y así me hago con ellos antes de que peguen el pelotazo (y algunos, por estadística, lo pegarán).
Como creador y persona que quiere dedicarse a la literatura, me inquieta esto. Me frustra pensar, sobre todo compararme con otros, decir: a los 25 Tal tenía ya cuatro libros publicados o Cual había ganado el Premio X. Éste escribió toda su obra antes de los 23, y mírate tú, me digo, con dos libros y 25 años, pero tampoco son grandes libros, tampoco van a cambiar la vida de nadie. De hecho, el segundo aún no ha salido. Supongo que el problema es el miedo a no trascender aunque sea un poco. Mucha gente, cuando se encuentra en la situación de escribir un  libro con diecisiete, dieciocho años -y todos lo hemos hecho- se plantea la autopublicación o llega a aceptar cualquier contrato editorial sólo para ver su libro en formato físico entre las manos.
A estas alturas, habidos dos libros resultado de dos premios literarios, con más libros en la recámara, ya no pretendo correr. Mientras tanto, no me importa emplear mi tiempo en formar parte de antologías o proyectos paralelos, aun cuando la barrera de los 25 pesa cada vez con más fuerza y cada vez tengo más claro que la etiqueta de joven promesa literaria me queda más y más lejos. Tengo a punto de publicación El Desencantador, una novela que amo y en la que creo de verdad. No creo que le cambie la vida a nadie, pero estoy convencido de que podría aportar, sí, algo. Por eso he tomado la decisión de no obsesionarme con los genios que pisan el mundo con pies de plomo y toman decisiones brillantes desde antes de cumplir dieciocho, porque yo nunca fui brillante, joder, sólo soy Jose, y por eso no voy a correr, no quiero publicar a costa de qué, no, prefiero hacerlo bien, imprimir ejemplares, enviarlo a las editoriales previamente seleccionadas y llegar a un acuerdo con aquella que crea en mi proyecto. Aunque la publique a los treinta, carajo.
Siempre habrá alguien que lo haga más,
antes y mejor que tú

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada