9 de junio de 2013

Título de la entrada

Llevas mucho tiempo acojonado, más del que te gustaría reconocer. Esto ya no es lo que era. Vivir, vivir, vivir. Has aprendido a malvivir, convivir, sobrevivir. Te pesan los domingos como plomo en las aletas de un submarinista improvisado. Tus amigos se casan, tienen hijos. Te enamoras. Crees que esto sólo es el principio del final, pero es mentira. Es el final del principio, así que aún te queda mucho que aprender, que sufrir, que decidir. Apenas escribes, pero no dejas de tener GRANDES IDEAS. Odias las etiquetas y los lunes. Odias a la gente que va en metro. Tú vas en metro. Ojalá fuera fácil. Ya sabes: currículumconciertosmercadonalimpiezaporturnossexococinaanimalesdecompañíapresentacionescineenvovisitasgentequevaquevienesetehahechotarde y ya son veintiséis. Puedes que te estés volviendo loco, pero es domingo. Sonríe, es domingo. Borrón y cuenta nueva. El peso de la crisis ha caído sobre tus hombros como una viruela irremediable. Echas de menos el arroz caldoso y la lumbre, el olor a tela y fuego, el descanso en medio de una vida que se te hace enorme. Te han hablado de otra beca. Y otra beca. Y otra. Y otra.
Pronto has aprendido que no eres lo suficientemente bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada