29 de octubre de 2014

La gran mentira europea

Entre 2009 y 2013, emigraron 220000 jóvenes españoles. Yo mismo me fui a Lisboa hace un año. Antes, había vivido dos años en Madrid, el primero con una beca como creador en la Residencia de Estudiantes, el segundo con un contrato a media jornada en una guarderíaescuela infantil. Por las tardes, con las clases particulares, podía fácilmente llegar a los 700 euros al mes. Cuando acabó el contrato, de un año, decidí que quería seguir trabajando a toda costa. De este modo, me hice autónomo y comencé con las traducciones. Pagando el tasazo todos los meses. El mejor mes, cobré 700 euros. Sea como sea, aguanté un año como traductor freelance.

Durante todo el año pasado viví en Lisboa de forma totalmente ilegal. Trabajaba como autónomo, pero cotizaba en España y pagaba mis impuestos en España. Vivía de alquiler sin contrato. Todo negro, claro. Y no tuve ningún problema con respecto a esta situación laboral. Por lo demás, contaba con mi tarjeta sanitaria europea por si la tenía que utilizar, pero nunca se dio el caso.

Este año he decidido volver a la capital lusa, aunque con la intención de cambiar de situación. Dejar atrás el autónomo y sus inenarrables impuestos, y comenzar actividad laboral y fiscal en Portugal de forma absolutamente legal. Mandé mi CV a una empresa de telecomunicación con la esperanza de que mi perfil de idiomas y comunicación fuera suficiente. Les interesé; me llamaron. Hicimos una entrevista de una hora en español e inglés. Me ofrecieron dos proyectos, y me citaron para una entrevista presencial una semana después, ya en Lisboa.
Llegué a Lisboa un lunes, y el miércoles por la mañana hice la entrevista. El viernes me convocaron para otra entrevista telefónica, ya directamente con la empresa responsable del proyecto. Ese mismo día me anunciaron que había sido elegido y que habría de incorporarme el lunes para la semana de formación. Acababa de comenzar la pesadilla.
Para poder firmar el contrato, me pidieron los siguientes documentos:
-NIF
-Certificado de registro como ciudadano europeo
-Número de mi cuenta bancaria
-Registro criminal

NIF
Me presento en Finanzas (una suerte de Hacienda) DNI en mano para solicitarlo. Me dicen que, si voy a residir aquí, tengo que presentar otro documento, el Certificado de registro como ciudadano europeo. Le digo que sin NIF, no firmo contrato. Me dice que nanai.

Certificado de registro como ciudadano europeo
Esa misma tarde voy a la Loja do ciudadão, así, en general. Las Lojas son los departamentos fiscales en que se divide Lisboa por freguesias. Total, en cada loja hay 20000 servicios distintos (Hacienda, correos, extranjería, impuestos, DNI...). Encontramos el servicio donde me toca solicitar la ciudadanía europea. Transcribo la conversación:
-Hola, hoy he estado en finanzas para solicitar el NIF, que me piden para firmar el contrato, y me han dicho que me falta un documento que tengo que pedir aquí.
-Aham.
-Pues eso, para pedirlo.
-¿Vives aquí?
-Sí, llegué la semana pasada para trabajar, ya he comenzado la formación, pero para que me hagan contrato tengo que llevar el NIF.
-¿Dónde vives?
-Aquí al lado, en casa de un amigo.
-No tienes un contrato, ¿verdad?
-No. Necesito el NIF para firmar el contrato.
-Pues sin contrato no te puedo dar el certificado. Mira, aquí dice que para obtener el certificado, necesito un justificante de actividad laboral. Además, sólo se puede solicitar al cabo de 3 meses en Portugal y tienes que justificar tu llegada registrándote en extranjería antes de que pasen 3 días de tu llegada. Si no, un contrato de alquiler o algo que demuestre que vives aquí.
-Pero en Finanzas me dijeron...
-Yo no me invento nada. Mira, está aquí.
-Ya, pero aquí no dice nada de vivir aquí con contrato...
(Saca un tomo de 5 kg).
-No me invento nada, está todo aquí.
-¿Entonces lo de la libre circulación en Europa es un bulo?
(Me mira, sonríe, satisfecha)
-¿Y cómo se supone que voy a abrir actividad laboral si no consigo este documento?
-Si el señor de Finanzas se quiere hacer responsable por ti o alguien se responsabiliza de tu situación...
(Me voy, indignado, a Finanzas)

NIF (II)
Esta vez, le explico al señor de Finanzas que vengo a solicitar el NIF. Me pide el DNI, y me explica que tendré que hacerlo como no residente, pero me voy en el momento con el NIF en la mano.
10.2€

Cuenta bancaria
Sin domicilio ni contrato de trabajo, ni me planteo lo de abrir la cuenta. Expongo en el trabajo mi problema y me dicen que temporalmente puedo utilizar la española. Respiro aliviado. Respiro aliviado ;)


Registro criminal
Descubro que junto a mi trabajo hay un nido de funcionariosedificio del gobierno donde hacen todo tipo de gestiones, entre ellas expedir registros criminales. Me acompañó un compi del trabajo durante la hora de la comida, porque -evidentemente- mi horario de trabajo es completamente incompatible con la hora de apertura y atención al público de todos los organismos oficiales. Aquí bien, llegué, me pidieron el DNI, preguntaron si trabajaba en mi empresa (me delató la tarjeta de identificación) y me cobraron las tasas. Expedido en el momento, de este documento no puedo entregar copias, sólo el original, que por algo lleva papel sellado.
5€

Firma de contrato (Round 1)
3 de 4 documentos. Nada mal, me digo. Intento firmar con el NIF, registro criminal y mi cuenta bancaria española. Entrego para ello pdf con IBAN y código SWIFT que imprimen al momento. No obstante, me advierten que no pueden hacer el contrato sin el certificado de residencia europea. Les explico que la señora de la loja no me lo entregaba ni a pesar de que tenía ya un NIF portugués, que me exige más documentos y 3 meses de residencia en Portugal. Entonces es cuando nace el mismo Belcebú, esto es, un nuevo documento, el atestado de residencia...

Atestado de residencia (I)
Me planto en la Junta de Freguesia (organización administrativa de la ciudad) de Arroios con dos amigos portugueses, una con residencia en Arroios. Damos por hecho que con mi DNI, el testimonio de dos portugueses y los documentos que he obtenido de momento debería bastar. MAGNO ERROR. Nos dice la funcionaria de turno que para rellenar el atestado de residencia hace falta que ambos testigos pertenezcan a esa freguesia, esto es, que estén inscritos en el censo en esa freguesia. Pensamos alternativas. Es viernes por la tarde-noche y en la empresa ya he terminado la formación y empiezan a presionar, Tengo que firmar el contrato cuanto antes. El sábado por la mañana no abre la Junta de Freguesia.

Atestado de residencia (II)
Lunes por la mañana. Después de hablarlo con mi jefa, estamos de acuerdo en que lo mejor es perder la mañana del lunes y resolver el documento pendiente cuanto antes. A primera hora (9,00h) me presento en la Junta de Freguesia de Alvalade, donde una amiga y su madre han accedido a servirme de testigos para obtener el atestado, documento clave para obtener el Certificado de residencia europea. Ambas firman y rellenan sus datos. Hacemos creer al sistema que yo vivo en su casa y que llegué a Lisboa en julio (por lo de los 3 meses), entregamos todo, fotocopian mi DNI, las tarjetas electorales de las testigos y les hacemos ver, de forma amable, que me corre prisa por el tema del contrato. Me dicen que las cosas de palacio van despacioen un máximo de 3 días tendré el documento firmado por el presidente de la Freguesia. Vuelvo corriendo al trabajo. Esa misma tarde me piden con amabilidad que al día siguiente no vaya a trabajar. Ya he superado las 40 horas de formación y me encuentro en situación de ilegalidad. Hasta que no tenga el atestado y, por ende, consiga el Certificado de la UE, no puedo firmar, ergo, volver a trabajar.

Certificado de registro como ciudadano europeo (II)
Es martes. La noche anterior he visto por vigésima vez El verdugo. Me parece descacharrante la escena en la que José Isbert responde a cada atrevimiento del funcionario con un nuevo documento copiado, fotocopiado, compulsado. Esa misma mañana me explican que el documento ya está listo, sólo falta que me lo firmen las autoridades (in)competentes. Insisto en la premura, me dicen que me avisan. A las 5 me dicen que ya está. Hay que recogerlo e ir corriendo a la Cámara Municipal de Lisboa. Llego a las 6 y pico, una hora antes de que cierren. Espero que no me haga falta nada más. Llevo DNI y copias del DNI, el NIF original, el atestado de residencia obtenido una hora antes.
Creo que nadie jamás en mi vida ha estudiado con tal minuciosidad mi DNI. Tras completarlo todo, asegurarle que llevo en Lisboa desde julio y firmar algún que otro impreso, me permite pagar la factura y, acto seguido, me entrega el Certificado de registro como ciudadano europeo.
15€

Firma de contrato (Round II)
Miércoles por la mañana. Llego a la oficina a las 9,00h. No hay nadie en secretaría, no está la chica que se ha encargado de todos mis documentos hasta ahora. Le explico la situación a la encargada y me dice que ok, que firmemos. Empieza a imprimir e imprimir impresos (valga la redundancia), fotocopia el certificado, comprueba una vez más todos mis documentos y, al cabo de 1 hora de rellenar formularios y firmar, firmar, firmar, me entrega el contrato.


Supongo que todo comienzo requiere de un proceso organizado, y que toda burocracia es aburrida y, a ojos del sufridor, inútil.
Supongo también que los ciudadanos que vengan de Sudamérica o África tienen que pasar una auténtica tortura para normalizar la situación.
Supongo además que la Unión Europea quedó en sueño, sí, pero en el sueño de los justos.
Ahora nos extrañamos por esta auténtica corriente hedienta de corrupción. Curioso que sean ellos, los responsables, los mismos que mandaron a 220000 jóvenes fuera de nuestras fronteras, los mismos que permiten y establecen que la única economía posible sea la sumergida. Los mismos que le reían la gracia al joven Nicolás, que no tendrá que vérselas así por un maldito sueldo de 750 pavos a cambio de qué. Si Europa era esto, las fronteras y las dársenas, las colas y los cortapisas, yo me bajo en esta parada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada