10 de noviembre de 2012

Luceros clausurados: Alejandro Candela Rodríguez


Nombre:

Edad:
26 pintorescos septiembres.

Ocupación:
Homer Simpson.

¿Qué haces ahora mismo?
Estoy esperando a que mi housemate salga del baño. Si ampliamos el enfoque, estudio literatura inglesa en la Universidad de York durante este curso con una beca erasmus.

¿Dónde vives?
En un crossover de Friends y Mr.Bean.

¿Te dedicas a la creación? ¿Qué te ha llevado a ello?
La primera pregunta me viene grande. Yo lo que hago es dramatizar sobre el papel cuando estoy bien y hacer el tonto cuando no. No sé dibujar, ni cantar y toco la guitarra como un mono jugando con una rueda. Escribo porque es la única forma de mantenerme en equilibrio que conozco.

¿Crees que lo que haces es importante?
Espero que no. Ser importante implica responsabilidad y, cuando hay responsabilidad, ocurren accidentes y muere gente. No quiero esa carga sobre mis hombros.

¿A quién admiras? ¿Por qué?
Esta es fácil. Admiro a mis amigos. A cada uno de ellos. Todos tienen cualidades que a mí me faltan y que desearía tener. Tenerlos cerca me ayuda a sentirme entero. Y por supuesto, a los buenos padres, como los míos. ¿Cómo se sabe qué padres son buenos y cuáles son malos? Se sabe.

¿Te cuidas de algún modo?
Sí. Mens sana in corpore sano. Engordo con facilidad y tengo que cuidarme si no quiero entrar en una espiral marlonbrandoniana. Tengo que mantener el tipo. Por ahora. Llegará (espero) la edad en la que me importe un carajo y salga a la calle feliz con una barriga planetaria a comprar al Lidl en chanclas y calcetines.

¿Crees en el amor?
Sí, pero algunas semanas voy a terapia de grupo. Está bien. Hablamos de nuestras cosas. Nos dan chapas. El café está bueno, pero los dulces siempre están rancios, así que nos traemos galletas de casa. Yo las llevo de chocolate y siempre lo triunfo.

¿Y en Dios?
Depende del día, de con quién esté hablando, de dónde me encuentre y, sobre todo, de cuánto haya bebido.

¿Me recomiendas un libro, una película y un disco de música?
Creía que me ibas a preguntar ahora si creo en Stevie Wonder. Pues quiero volver a leer "Glamourama", de Bret Easton Ellis; la última película que me encantó fue "JCVD", de Mabrouk El Mechri, vista hace un mes o así, y en mis últimas semanas en Sevilla escuchaba todo el tiempo "Fore!" de Huey Lewis & The News.

Viajemos en el tiempo. ¿Cómo será tu vida en diez años?
No sé qué voy a cenar hoy. A saber.

¿Consumes algún tipo de sustancia estimulante (alcohol, drogas)?
Ha sido leer eso y abrirme una cerveza. Aquí ahora sólo tengo Carlsberg, que era la mejor oferta que pude encontrar. Pido Guinnes en los bares de la ciudad porque es lo suyo pero sinceramente mataría por una Cruzcampo helada. También mendigo de las botellas de vino chileno que se compran mis compañeros. Echo de menos un Rioja con mi abuelo.

¿Qué es lo más bonito que te ha pasado?
Te comento un variado: un premio de narrativa que es más una anécdota que otra cosa, una noche italiana, un festival de música, ver a mi tía curada de su enfermedad, un whatsapp de madrugada, etc.

¿Y lo más triste?
Hospitales, funerales, la misma noche italiana, Star Wars Episode III...

¿Quiénes son tus artistas preferidos?
Los que logran que se atienda más a sus obras que a ellos mismos. Con un límite, claro. Me dan lástima los anónimos que dejaron huella.

¿De qué te arrepientes?
Cuando era pequeño, mis padres me llevaron a la Calle del Infierno en la Feria de Abril. En un momento de la tarde, monté dos veces seguidas en los coches locos y, al bajar, mi padre apareció ilusionado con fichas para montarme en las nuevas motos de choque que había ese año. Le dije que no me apetecía. Se quedó decepcionado. Nunca olvidaré como miró las fichas y se las guardó en el bolsillo. Me quedé tan roto que ni siquiera fui capaz de cambiar de idea. Aquello me perseguirá toda mi vida.

Tu relación con la política, si la tuvieras…
Conociéndome, empezaría con buenas intenciones pero acabaría mis días en la isla de Santa Elena. Mi médico me tiene prohibido jugar al Risk.

Los jóvenes de hoy en día… ¿qué?
Son exactamente iguales que el resto de los jóvenes a lo largo de toda la historia. Mismas cosas. Mismos problemas. Mismas ilusiones. Sólo cambia la forma y solamente en los detalles. El contenido es siempre el mismo.

Va, cuéntanos, ¿en qué estás trabajando?
Escribo un ensayo para la universidad sobre las posibles influencias islámicas en Sir Gawain and the Green Knight. Cuando lo acabe, seguiré con la preparación de mi primer poemario. Toma exclusiva. A nadie le importa, Ale. Cállate. Déjame en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada