6 de abril de 2014

Elige la vida

Elige la vida. Elige un empleo precario. Elige una carrera en declive. Elige una familia lejos. Elige un portátil justito. Elige lavadoras compartidas, andar a todas partes, mp3 de 10 euros y cubiertos sucios. Elige la enfermedad, colesterol bajo y tarjeta sanitaria europea. Elige alquileres de por vida. Elige un piso compartido. Elige a tus amigos. Elige un perro sin raza. Elige ropa de rebajas y Humana. Elige depresión y preguntarte quién coño eres los domingos por la mañana, por la tarde y por la noche. Elige sentarte en tu cuarto a ver películas tristes y series interminabes mientras llenas tu boca de puta comida que queda en la nevera. Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable. Elige tu futuro. Elige la vida... ¿pero por qué iba yo a querer hacer algo así? Yo elegí no elegir la vida: elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando no tienes nada?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada