16 de julio de 2011

A los molletes que han sido, son y serán

No sabéis lo que significa todo esto.
            Ahora queréis escribir, bullís de ideas nuevas y ganas... ganas de todo. Lo sé porque lo he padecido en mis huesos no una, ni dos, tres veces. Sois gente maravillosa: cada uno de vosotros tiene algo que le hace único. Y tenéis algo en común: algún día escribisteis algo. De todos vosotros, sólo seguirá escribiendo un pequeño porcentaje, algunos publicaréis, repetiréis la experiencia de esta escuela. Recordaréis con cariño a Fernando y José Luis, os emocionaréis cada vez que aparezca en la tele La luz prodigiosa, película que ya citamos en nuestra primera Cuerva. Hace cinco o seis años (cómo pasa el tiempo) yo vi por primera vez Los amantes del círculo polar en ese lugar rodeado de guiris y noveles. Sólo os pido una cosa. Escribid, viajad, id a conciertos y al cine. Haced la revolución desde lo básico y creed que todo el posible. Sed inconformistas. Abrazad el amor y el odio como sentimientos básicos, sed extremos, olvidad lo que sale en la tele y la prensa. Sed atrevidos, vivid como escritores, no como el resto de los mortales, porque sois especiales.
            Ya para acabar, una confesión. Siempre que vuelvo de Mollina paso unos días fatal, con el pecho quebrado, porque en Mollina he vivido algunos de los mejores momentos de mi vida, he trasnochado, he debatido sobre cine y libros durante HORAS, me he enamorado, he aprendido de cada persona y he descubierto que soy, por encima de otro concepto, escritor. Estas vivencias no son poca cosa, son tan intensas que las arrastramos durante días. Espero que sepáis aprovechar la magia que os lleváis en las mochilas, en los bolsillos, en las redes sociales. Cuidad de MªLuisa y de Carlos, porque ellos cuidarán de vosotros siempre. Escribidles a veces para decirles estoy bien, me publican un cuento, he ganado este certamen... Son nuestros capitanes; sed la mejor tripulación. Porque Mollina es un mar en tierra, un universo paralelo, Nunca Jamás y Macondo, una enorme hoja en blanco. Yo espero encontraros en Mononcle o la Cuerva alzando el vuelo.
            Siento no poder estar ahí, pero hasta Peter Pan tuvo que crecer. Que no os traicionen...

Jose

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada